Cambios climáticos  y el futuro de Monterrico

 La Costa Sur de Guatemala se ha formado con la tierra fértil de los volcanes del interior. Los ríos Maria Linda y  los Esclavos han arrastrado lodo y arena durante muchos milenios, conquistando terreno del Mar Pacifico. Es un paisaje en constante movimiento, por el curso de los ríos, por el viento y por las olas. No hay roca firme ni colinas, todos vivimos a menos de cinco metros sobre el nivel del mar.

El mar ha cedido durante muchos siglos. Excavaciones arqueológicas en la finca Chiquiuitán indican que allí había una barra ( estuario) y  el canal estaba un kilómetro más atrás hace 3000 años[1]. Eso indica  que la costa se ha ampliado   aproximadamente 30 centímetros por año en siglos anteriores.

Este equilibrio frágil entre tierra y mar parece estar cambiando. La tendencia de que el mar se retire puede haberse invertido.  Ultimamente entra más agua salada en los pozos. Lo que antes era agua dulce con un suave toque de sal a finales de la época seca, se ha convertido en agua salada todo el año, tan salada que ya no sirve ni para consumo ni para el riego. 

Otra mal señal son los fuertes oleajes, como a principio de mayo de 2015. Las olas llegaron hasta las puertas de las casas - en muchos lugares entraron en ellas.

El mar está subiendo

Lo preocupante es que el nivel de los océanos está subiendo. Mediciones precisas por satélites indican una subida de 3.2 milímetros por año durante las últimas dos décadas [2].

Eso en sí es una subida moderada, y, hasta ahora, se nota más en el otro lado del océano pacífico. Sin embargo, las predicciones de la ONU [6] y la NASA [8] es que el nivel del mar va a subir por lo menos 30 centímetros más en este siglo. Como se ve en las  figuras a la derecha  existen  indicios que el proceso se va a acelerar.  Todo depende de la velocidad del deshielo de los glaciares en el Árctico y Antártico.

En una costa plana, cuando el mar  sube 30 centímetros, se come aproximadamente 30 metros del litoral. [9]. Se muere la vegetación cerca del mar, se caen las palmeras y se forman dunas más a dentro. Como se ve en las fotos a la columna derecha de Tailandia,  eso un proceso conocido en varias partes del mundo.

El efecto en nuestra costa es difícil de predecir. Lo malo es que, en muchas partes de la costa de Monterrico, una vez que las aguas llegan a las primeras casas, el terreno se va cuesta abajo hasta el canal. Si el mar se sube durante una tormenta fuerte, y el canal se desborda al mismo tiempo, fácilmente se pueden unir. Las aguas se retiran después de la tormenta, pero arruinan la vegetación y las casas. Puede ser un proceso lento, que dure muchas décadas, o una catástrofe natural que ocurra de repente.

No hay razón de pánico, estamos todavía a tiempo para prepararnos y prevenir catástrofes. Sin embargo, si este proceso gana velocidad, no se podrá parar, y el nivel del mar subirá 8 metros a lo largo de los próximos dos siglos. Si dejamos que eso pase, las ciudades costeras de todo el mundo van a desaparecer. Monterrico se quedaría bajo las olas del mar pacífico, y la costa volverá a donde estaba hace 3.000 años. Tampoco se  paran allí, y en el siguiente siglo, Taxisco tendrá su playa. 

La costa ahora está fuertemente poblada. La población de Guatemala se está multiplicando por un factor de diez. La proyección de la ONU es de 31 millones de habitantes para el año 2050, diez veces más que lo que había en 1950.  [3] Eso implica que los manglares no pueden desplazarse hacia el interior, todo el terreno ya está poblado y cultivado.

¿Cuál es la causa?

La civilización humana ha explotado los recursos de carbón y petróleo demasiado rápido. Estos yacimientos han tardado 300 millones de años en acumularse, y los estamos agotando en poco más de un siglo. Eso causa un efecto invernadero, una capa densa de dióxido de carbono  en la atmósfera. Este gas en si no es tóxico, y normalmente lo absorben las plantas y los árboles, pero se genera  tan rápido que nuestro medio ambiente no puede absorberlo todo, y este "gas invernadero" se queda en la atmósfera. Ya es notable el calentamiento global. Empieza lentamente, pero el problema es que el impacto de todo lo que se ha quemado de carbón durante los últimos 40 años todavía no ha  llegado. El mar se calienta lentamente, se expande y la superficie del mar se sube. [5] Eso  quiere decir que un aumento global de temperaturas de 2 grados ya no se puede evitar[4]. Sin embargo, con un  esfuerzo global  en reducir el uso de carbón, diesel y gasolina podemos evitar que siga subiendo hasta 4, 6 y más grados. Existen energías limpias y renovables para sustituir el carbón y el petróleo. Si los líderes del mundo no se ponen de acuerdo, existe el peligro de que se desencadene un calentamiento  rápido, y los países tropicales en este mundo quedan inhabitables.

 Guatemala no es el país que más petróleo y carbón gasta,  pero, como proclama el Papa Francisco en su nueva encyclia, los países pobres  sufrimos las consecuencias de lo que ya han hecho los países industrializados. Un habitante  de los Estados Unidos contribuye veinte veces más al calentamiento de la tierra que un habitante de Guatemala[7], su estilo de vida implica un alto consumo de energía, pero los efectos no se limita a quien lo ha causado, sino  que se van a notar en todo el mundo. El Papa Francis 

 

¿Qué podemos hacer?

A nivel nacional y global:

  •  Convencer a los líderes políticos de poner un impuesto ecológico sobre gasolina y carbón, algo que refleja los costos reales causados por su contaminación.
  • Promover energía limpia, a base de paneles solares, molinos de viento, geotérmicas e hidroeléctricas. Guatemala tiene suficientes recursos de energía renovable para transporte, industria y uso doméstico sin dañar el medio ambiente.
  • Líneas de tren para sustituir automóviles
  • Medidas de protección para zonas litorales

 

Acciones locales:

  • Un nuevo puente como vía de escape en caso de inundaciones. Por el momento, la única vía de salida es la carretera desde Hawaii hasta Iztapa. Esta carretera se inunda cada vez que el nivel del agua del canal sube. En octubre de 2011, la única salida fue con lanchas. Las lanchas tienen escasa capacidad para evacuar a miles de personas en una emergencia. Además, una entrada de mar pasaría durante un temporal con vientos fuertes, y la navegación por un río revuelto y tumultuoso puede ser imposible. En este caso, miles de personas se quedan atrapados .
  •  Dragar el canal. Para prevenir inundaciones hay que mantener el libre flujo del agua, y su salida al mar.
  • Medidas de protección del litoral. Toda la franja costera es reserva de la nación, dada en arrendamiento por OCRET. Los contratos de OCRET contiene una cláusula de conservación y protección del medio ambiente, incluyendo una prohibición de deforestar y efectuar quemas o rozas. La mejor defensa contra la entrada del mar  es plantar cocales y proteger las chilcas y abrojales  frente al mar. Quien queme toda la vegetación en vez  de proteger su terreno debe perder su contrato con OCRET, y que se arriende a otro que sepa cuidarlo.
  • Colaboración. Si un vecino deja su terreno descuidado, no solamente lo está regalando al mar, sino que también abre una brecha que inunda a los vecinos que viven atrás. Todos tienen que colaborar para que la próxima generación tenga un futuro en la costa. Más adelante puede ser necesario fortificar toda la costa con diques y gaviones. Esta clase de obras públicas es lo que han hecho en Holanda durante siglos, y  ahora están en vía de planificación en ciudades como Miami y Nueva York. Se puede financiar a través de un impuesto al carbón.
  • Apoyar el movimiento ecológico. Evitar industrias destructivas, preservar el mangle y la fauna local.     

Hay tiempo para prepararnos contra la entrada del mar. No hay causa de pánico, sino tiempo para planificar en largo plazo para preservar el medio ambiente. Solo así, las futuras generaciones podrán disfrutar de la belleza del paisaje entre el canal y el mar.

 

Referencias

[1] Molly Morgan: Fixing residence: Formative period place making at Chiquiuitán, Guatemala (Doctoral dissertation, Nashville, Tennessee,2010) p. 54

[2] satellite data - sea levels 1992-2014, sea level trends: http://www.cmar.csiro.au/sealevel/sl_hist_last_decades.html

[3]. Datos sobre la población de Guatemala y el resto del mundo 1950-2100, .www.unpopulation.org

[4] IPCC Synthesis Report Figure 2.2 p. 61 

http://ipcc.ch/home_languages_main_spanish.shtml

[5] http://www.skepticalscience.com/Climate-Change-The-40-Year-Delay-Between-Cause-and-Effect.html

[6]Grupo de expertos de la ONU sobre el cambio climático:https://www.ipcc.ch/home_languages_main_spanish.shtml

[7] Listado de paises por emisión de dióxido de carbon per capita:

https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_countries_by_carbon_dioxide_emissions_per_capita

 [8] http://climate.nasa.gov

[9] http://www.researchgate.net/publication/227091041_Global_Warming_and_Coastal_Erosion

Asentamientos de 3000 años de antigüedad, un kilómetro atrás de El Banco. Fuente: [1]

Oleaje que llega a la vegetación litoral en el Cebollito 4. de mayo de 2015

Desbordamiento  del canal en Monterrico, octubre de 2011

El mar  sube con 3.2 milimetros al año, variando según sistema de vientos y condiciones locales. Fuente: [2]

Hasta ahora, la subida del mar se nota más en el suroeste del Oceano Pacífico, y no en las Américas. Fuente: [2]

En la proyección más optimista de la ONU, en el mapa a la izquierda, el mar subirá medio metro en 2080-2100. Si se acelera el deshielo del Arctico, será  un metro a  finales de este siglo. Fuente: [4]

Proyección de niveles de mar en el futuro. Si la humanidad no tomará medidas para frenar el calentamiento,  el mar subirá más que un metro. Fuente: [4]

Diques contra el mar en Holanda

Crecimiento de población en Guatemala, en miles de personas, 1950-2050. Fuente:[3]

Palmeras  que  se caen en Tailandia

 La costa al sur de Bangkok ha perdido un kilómetro de terreno a lo largo de los últimos 30 años. Se debe más bien a  un hundimiento de la tierra que de  una subida del mar.